WikiLeaks ha publicado la primera de una serie de filtraciones relacionadas a la CIA, apodada Vault 7, que pretende revelar la “capacidad entera de hacking” de la agencia. La información, que fue extraída de una red segura “aislada” en el Centro para la Inteligencia Cibernética de la CIA en Virginia, confirma que la organización tiene habilidades de gran alcance para espiar dentro la tecnología moderna, incluyendo aplicaciones cifradas que se supone que son difíciles romper.

Según la organización comandada por Julian Assange, la CIA ha organizado una serie de explotaciones de día cero (es decir, sin parches) que le permiten infiltrarse en una gran cantidad de plataformas, incluidas computadoras de escritorio y móviles, enrutadores de red, televisores inteligentes y software antivirus. En particular, la CIA es capaz de pasar por alto el cifrado para aplicaciones de chat seguras como Confide, Signal, Telegram y WhatsApp. La agencia compromete el teléfono e intercepta el tráfico de mensajes antes de que el cifrado se inicie. Además, según los informes, han producido malware que puede comprometer dispositivos Android y iOS que ejecutan o han ejecutado “cuentas presidenciales de Twitter”, un problema particular para el actual Comandante en Jefe, Donald Trump, y su antecesor, Barack Obama.

Otros métodos de infiltración son igualmente disimulados. Un ataque contra los Smart TVs de Samsung, construido en tándem con la agencia británica MI5, permite grabar conversaciones como un dispositivo de escuchas gigante. Asimismo, cuando la CIA necesita acceso físico a un dispositivo, es capaz de enviar a un agente con una unidad USB que captura los datos de una PC mientras una aplicación señuelo se ejecuta en primer plano.

La fuga también revela la estructura organizativa del departamento de vigilancia digital de la CIA a nivel mundial. Señala que el consulado estadounidense en Frankfurt sirve de base para que los hackers de la CIA se muevan por Europa, Oriente Medio y África, dándoles la libertad de viajar a través de gran parte de esos territorios.

Una fuente de The Wall Street Journal respaldó las afirmaciones, aseguró que la información es legítima y aclaró que puede llegar a ser “mucho más significativa” que las fugas de la NSA reveladas por Edward Snowden.

Desde la CIA, por su parte, difundieron un escueto comunicado donde indican: “No tenemos comentarios sobre la autenticidad de los documentos de inteligencia divulgados por WikiLeaks o sobre el estado de cualquier investigación sobre la fuente de los documentos”. Además, aclararon que su misión es recolectar inteligencia extranjera como primera línea de defensa estadounidense y subrayaron que está legalmente prohibido operar dentro de los EE.UU. En este sentido, advirtieron que el pueblo estadounidense dbeería estar “profundamente preocupado” por cualquier intento de dañar a la Comunidad de Inteligencia.

Free WordPress Themes, Free Android Games