La red social dejó claro que sus usuarios pueden estar tranquilos, sobre todo después de lo ocurrido entre la CIA y Wikileaks.

Luego de haber recibido presiones de varias organizaciones sociales, Facebook anunció que cambiará las políticas de uso de información para los desarrolladores, quienes no podrán utilizar datos de sus usuarios para fines de vigilancia por parte de los gobiernos del mundo, o por otras entidades privadas, informa hoy TechCrunch.

En octubre de 2016, la ONG American Civil Liberties Union reveló un estudio que mostraba cómo algunos servicios contratados por Facebook, Twitter e Instagram para monitorear sus redes, vendían antecedentes de personas recabados desde ciertos hashtags relevantes -como #BlackLivesMatter- a entidades gubernamentales de orden. Posterior a esto, las centrales de Facebook y Twitter cortaron el acceso a Geofeedia, Snaptrends y Media Sonar, agencias de análisis que realizaban estas prácticas a espaldas de las empresas.

De esta manera, hoy las políticas de la compañía de Mark Zuckerberg relacionadas a este ámbito cambiaron para decir que los desarrolladores no pueden “usar datos obtenidos de nosotros para proveer herramientas que puedan ser utilizadas para vigilancia”. A lo anterior, el oficial de seguridad de la empresa, Rob Sherman, dijo que “nuestra meta es hacer nuestras políticas más explícitas. Durante los meses anteriores hemos tomado duras acciones contra los desarrolladores que crean y venden herramientas cuyo fin es la vigilancia, lo que viola nuestras políticas. Queremos que todo el mundo las reglas subyacente y cómo cumplirlas”.

Así la red social se encuentra obligada desde hoy a velar por la seguridad y privacidad de sus usuarios, forzando a sus desarrolladores externos a compartir los datos con ellos y a cuidar que toda esta información sea manejada con la mayor precaución posible.

Free WordPress Themes, Free Android Games